top of page

¿Cómo usar tu copa o disco menstrual por primera vez?

Para las que nunca han usado copa antes y les da miedo atreverse al cambio, dar ese primer paso que nos acerca a una nueva relación y concepto de nuestro periodo es la parte más importante y también la más difícil.

La primera vez que usamos copa tenemos muchas dudas, que si el tamaño, la talla, la textura, la colocación, el dobles, la posición, el dolor que pueda producirnos ponerla, que nos quede bien, nos sea cómoda, no tengamos fugas, alergias, infecciones o cualquier suerte de experiencia negativa, las dudas y miedos son de lo más normal y completamente válido, es una decisión personal y la tomaremos cuando nos sintamos listas y seguras.

Esta es parte de nuestra experiencia de cómo nos decidimos a usar una copa y disco menstrual por primera vez, aquí tardamos más de tres años en tomar una decisión sobre qué copa comprar y lo hicimos con una copita súper económica de mercado libre, en compañía de una gran amiga que jaló a comprar un 2x1, hoy sabemos que esas copitas no son las mejores, su durabilidad y función dejaron mucho que desear, sin embargo jamás tuvimos algún problema de salud por comprar una copa económica como se presume y desinforma muchísimos foros.

Hay que tener en cuenta una cosa... todos los cuerpos son diferentes, por eso existen infinidad de marcas, modelos y formas de copas menstruales, muchas veces no sabemos cuál nos va a acomodar hasta que probamos la primera, tener vaginismo, fugas, dolor y molestia al usar las primeras veces es normal pero entre más y mejores sean las fuentes que consultemos antes de tomar esa decisión más grata será nuestra experiencia.

Usar copa y disco menstrual es algo que nos acerca a un autoconocimiento y reconciliación con nuestra menstruación, nuestro cuerpo y nuestros procesos, alivia miedos, inseguridades, dolores pélvicos, cólicos, presencia de coágulos que se eliminan periódicamente con el uso de la copa y disco y en ocasiones reduce la duración el periodo menstrual, aún no se sabe por qué.

Reemplazar las toallas y tampones con químicos y partículas potencialmente dañinas e infecciosas también reduce y hasta elimina por completo el mal olor que llega a despedir nuestro sangrado menstrual cuando entra en contacto con el material de la toalla o tampón, lo único que queda es un olor a hierro (químico presente en nuestra sangre) con el que podemos hacer una mejor evaluación de nuestro estado de salud, viendo y oliendo el flujo que expulsamos, además de reemplazar estos materiales con silicona de grado médico hipoalergénica.

Recomendamos que veas muchos videos y consideres todos los factores posibles al elegir un producto de gestión menstrual pero sin caer en desinformación y mitos que fuera de aportar algo, sólo merman la economía de mujeres autogestivas y disuaden a mujeres de escasos recursos o que no desean invertir grandes cantidades de dinero por un producto del que aún no se sienten seguras de comprar, por supuesto que existen copitas de buena calidad y a costos accesibles.

Recomendamos que al elegir tu copa o disco tomes en cuenta factores como

  • Tu cantidad de flujo

  • Estilo de vida

  • Tamaño del cervix

  • Fuerza de tu suelo pélvico

  • La edad y los partos pueden influir en la cantidad de flujo pero no son un factor determinante, el tamaño de nuestro canal vaginal no se altera por esta razón.

La cantidad de flujo es lo más importante porque de esto depende que podamos estar cómodas con la copita o disco y dure las 12 horas que se recomienda usarlos, casi siempre pensamos que menstruamos litros pero la literatura médica indica que la pérdida común de flujo menstrual es de 5 a 80 ml y nuestras copitas tienen una capacidad de 15 a 35 ml (que deben cambiarse cada 12 horas) y el disco de 76 ml, que se cambia en el mismo periodo, el disco y las copas de válvula son de lo más recomendable para flujo abundante pero la copa de válvula se recomienda sólo para cérvix alto, a continuación les contaremos cómo medirlo.

Para medir la altura de nuestro cérvix, (o cuello del útero que se encuentra de 7.5 a 15 cm hacia profundo de la cavidad vaginal), debemos introducir nuestro dedo índice limpio en la cavidad vaginal y llevarlo hasta el fondo, donde sintamos algo similar a la punta de nuestra nariz, ahí tomamos la medida como referencia; El tamaño de copa que usemos debe ser unos 3 cm menor para que toda la estructura quede por dentro, nada sobresalga y nos sea cómoda, si alguna porción sobresale nos puede causar muchísimo dolor y molestia, en caso de que nuestro cérvix sea muy bajo podemos optar por una copa pequeña o el disco.

Al colocar la copa por primera vez debemos tener nuestros músculos super relajados, así como nuestra mente y considerar la posición que nos sea más cómoda y nos haga sentir más seguras, nosotras recomendamos colocarla acostada, en cuclillas o levantando una sola pierna, se debe lubricar previamente (con algún lubricante íntimo comercial a base de agua o preferentemente nuestro propio flujo) doblar lo más angosto posible, (recomendamos el doblés de punch down) y hacerlo sin miedo, asco ni tensión muscular algunos; Una vez que introducimos la copa recomendamos asegurarnos de que esté abierta y bien angulada rodeándola con nuestro dedo, el ángulo correcto será el que sentimos al buscar nuestro cérvix.

El disco se coloca doblado como pellizcándolo con la parte más ancha hacia el frente hasta llegar al fórnix (lo más profundo que dé) y con ayuda de nuestro dedo índice lo atoramos en el huesito del pubis, toma algo más de práctica pero es de lo más efectivo en cuanto a capacidad y prueba de fugas.

Ambos llevan una curva de aprendizaje, la cual requiere de dedicación y paciencia, podemos llevarla con amor y respeto por nuestro cuerpo y procesos y recordar que cada una tiene sus tiempos, vale muchísimo la pena hacer el cambio, tiene muchos efectos positivos en nuestra salud y calidad de vida así como en el medio ambiente, cada toalla que no utilizamos le ahorra al planeta un desecho que tardará 150 hasta años en degradarse.

Retirar la copa es mucho más sencillo, sólo se debe introducir los dedos pulgar e índice, para apretarla del cuerpo y romper el efecto de vacío evitando la inflamación del cérvix que puede derivar el cólico, una vez hecho esto suavemente sólo tiramos hacia abajo y procedemos a vaciar el contenido.

El disco se retira introduciendo sólo el dedo índice hasta localizar el borde que queda atorado en el huesito púbico y tirando suavemente de este como si fuera un gancho, asomándolo a la entrada de la vagina y retirándolo al tomar del borde tal como lo introducimos y sólo proceder a vaciarlo.

La necesidad de cambiar de producto a pesar de que esté bien colocado aún puede existir, ya sea que nuestros músculos sean demasiado fuertes y colapsen la silicona suave (esto en caso de las copas suaves) o nuestra anatomía no permita que el disco se atore correctamente (como el caso de algunos úteros invertidos, esta variante anatómica es poco frecuente y aún más cuando no permite atorarse).

Si tienes alguna sugerencia u opinión sobre nuestro contenido puedes contactarnos vía redes sociales o enviarnos un correo electrónico, esperamos que esta información te haya sido de ayuda y te acerque a decidir usar copita y unirte al cambio.






391 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page